Opciones Opciones del portal
Cargando...

Algo no va bien, se deberia de ver una cabecera en flash.

Componente navegación

Menús de navegación uno o dos niveles personalizables.

Idioma

imagen transparente
Juan José Fernández-Espartero, durante su intervención ante un abarrotado patio del Museo

Segunda sesión de las Jornadas de Historia


Con una nueva gran asistencia de pública, la jornada del viernes sirvió para conocer el siempre debatido origen de los numerosos apellidos compuestos que existen en Daimiel. También se conoció más y mejor la singular Venta de Borondo y se profundizó en las razones del declive del término de Moratalaz, que en la Edad Media se situaba entre Daimiel y Manzanares.

Daimiel Noticias.-
La segunda terna de ponencias de las Jornadas de Historia, de nuevo con una gran asistencia de público, ayudó a conocer el origen de los numerosos apellidos compuestos que existen en Daimiel. El encargado de desarrollar esta teoría fue Juan José Fernández-Espartero, miembro de la asociación cultural Bolote y licenciado en Historia por la UNED. Tomando como punto de partida el primer libro de bautismo de la parroquia de Santa María (entre 1536 y 1542), Fernández Espartero explicó que el alto crecimiento vegetativo de Daimiel en esa época planteó un problema por los pocos nombres de pila que se usaban y los también escasos patronímicos (los primeros apellidos) que existían. Es decir, mucha gente se llamaba igual y se hizo necesario diferenciar una María o  un Juan Fernández de otros. Así se optó tanto por añadir el sitio o lugar de procedencia, en el caso de aquellos que venían de otros núcleos de población, o bien por completar el apellido con el oficio u ocupación que ostentaban.

Así empezaron a surgir los Martín-Consuegra, García-Villarrubia o Fernández-Infantes, o los García-Carpintero y Fernández- Espartero. Estas dos formaciones, sobre todo la segunda, son la más comunes en Daimiel, aunque también se utilizó alguna característica o rasgo físico, como  por ejemplo en los Sánchez-Bermejo que procederían de alguna familia con el pelo pelirrojo, o en el caso de los Ruiz de la Hermosa de una madre que destacaría por su belleza. También el ponente estableció una cuarta categoría que se formaría con un patronímico más otro patronímico no evolucionado, como en Fernández de Simón o García-Camacho.    

Esta formula,  aclaró el ponente, se repitió en otras poblaciones cercanas. Por ello, los apellidos compuestos no son algo exclusivo de Daimiel, pero sí son únicos y diferentes a los de dichas localidades cercanas. Así, "García-Consuegra es de Daimiel y sólo de Daimiel, al igual que Ruiz-Poveda es de Valdepeñas o García-Cervigón de La Solana", matizó.

La jornada del viernes en el patio del Museo Comarcal se completó con otra comunicación del propio Fernández-Espartero sobre "El Sindicado del río Azuer", una especie comunidad de regantes que se organizó en el siglo XIX con representantes de  los pueblo ribereños, y con las ponencias del recién graduado en Ingeniería en Edificación, David Cejudo Loro sobre el origen y evolución de la Venta de Borondo, y de la doctora en Historia, Clara Almagro, que presentó las relaciones entre los términos de Daimiel y Moratalaz a finales de la Edad de Media.

Venta Borondo


Cejudo dio a conocer únicamente la parte histórica de un ambicioso proyecto de remodelación arquitectónico que le valió la máxima nota en su presentación como trabajo final de carrera. El joven daimieleño se refirió a La Venta de Borondo como "un icono de la arquitectura popular manchega" que sin embargo, y aunque cuenta con la declaración como Bien de Interés Cultural  desde 2007, la máxima figura de protección regional, en la actualidad está plagada de desprendimientos y humedades. "Allí donde he hablado de la Venta se han rendido a sus pies por su valor histórico y nos encontramos con esta situación", dejaba como reflexión al término de su alocución.

Daimiel-Moratalaz


Por su parte, la doctora Almagro ilustró las razones que llevaron a Moratalaz, emplazamiento y término de origen árabe, a desaparecer entre las tierras de Daimiel y Manzanares donde se situaba. Almagro, que ha participado en seis libros de investigación sobre la organización del espacio en esta zona durante el ocaso de la Edad Media, expuso que la prioridad que la orden de Calatrava fijó en el núcleo urbano de Daimiel hizo que Moralataz perdiera identidad propia y que se diluyera en el transcurrir de la historia.   

Las jornadas continuarán la segunda semana de noviembre. Será el jueves 8 de noviembre con "La primera desamortización del siglo XIX, en Daimiel", de Juan Vidal Gago;  y con la "Guerra de la Independencia. Opresión francesa sobre la población civil de la villa de Daimiel", a cargo de Jesualdo Sánchez Bustos. Como el resto de días, las ponencias comenzarán a las 19 horas. 
 

Publicado a las 2:30 P.M.

Share
Imprimir

Comentar Publicación

Regístrese para poder comentar la información.

Últimos comentarios

Comentarios sobre el post actual, por usuarios de la comunidad

c_cultura

Cultura - últimas noticias

 
  
  

Directorio de información

  
  

Noticias

 
  
  
Listado RSS de canales

RSS Sindicación de contenidos

Recibe todas las noticias publicadas en daimiel.es

 
  
  

RSS Cultura

Recibe todas las noticias de Cultura