El Ayuntamiento congela impuestos, tasas y precios públicos de las ordenanzas fiscales de 2021
PLENO NOVIEMBRE
Sesión plenaria telemática de noviembre
10 Noviembre 2020
  • No subirá ni el agua ni la basura por octavo año consecutivo en Daimiel. Si las restricciones a la ocupación de las terrazas superan el 50% en el momento de la liquidación de la tasa, quedarán exentas. Se incorpora una exención de la tasa de apertura para los autónomos y microempresas. Un gesto que se une al mantenimiento de la línea municipal de ayuda para autónomos emprendedores 2021.
  • Ni PSOE ni IU votaron en contra de un punto que fue aprobado con los votos de los ediles populares dentro de un debate que se desenvolvió por primera vez de forma telemática.

Daimiel Noticias. - Ante el difícil escenario que probablemente se impondrá en 2021, el Ayuntamiento de Daimiel presentó las ordenanzas fiscales. Lo hizo en Pleno este lunes por la noche en convocatoria extraordinaria planteada por primera vez de forma telemática. Fue la primera singularidad de un debate que se extendió durante casi dos horas y donde los ediles tuvieron que adaptarse a la particularidad de la nueva metodología para los momentos de argumentación y réplica. En las votaciones de este punto, el Grupo Municipal Socialista y el Grupo Municipal de Izquierda Unida, se abstuvieron, aprobándose por mayoría con los votos favorables del Grupo Municipal del Partido Popular.

De inicio, el equipo de Gobierno esbozó que las ordenanzas fiscales recogen la principal fuente de ingresos junto con las procedentes de las transferencias de capital de otras administraciones públicas. Se descarta la financiación externa a la que el Ayuntamiento de Daimiel no puede optar. Con ese escenario, el concejal de Hacienda, Jesús David Sánchez de Pablo, calificó de un “reto” la propuesta de los populares, basada en “garantizar” y “mantener” todos los servicios municipales “sin subir ni tasas, ni precios públicos ni impuestos”. El edil, que fue el primero en intervenir, previamente agradeció las muestras de apoyo de sus compañeros de Corporación. Durante su primera exposición dejó claro que “esto hará que haya que incrementar, aún más si cabe, el rigor en la gestión de los escasos recursos públicos del Ayuntamiento”. “Y ese es nuestro compromiso”, como luego zanjó.

Bajo esas premisas, el equipo de Gobierno planteó “una congelación de las ordenanzas fiscales, manteniendo el importante número de bonificaciones sociales establecidas en los últimos años. Como novedad – recalcó- quedarán exonerados del pago de la tasa por licencia de apertura de nuevos establecimientos los autónomos y las microempresas”.

Desde Izquierda Unida, Galo Sánchez-Bermejo, explicó que su grupo ha realizado una docena de propuestas, de las cuales dos fueron recogidas por el equipo de Gobierno. El edil insistió en “no cobrar la tasa a locales de menos de 50 metros” además de abogar por “imposibilitar fiscalmente el establecimiento de actividades como las macrogranjas”. Sobre el IAE optó porque sea ampliado su coeficiente, sobre todo en aquellas grandes empresas que facturen más de un millón de euros e igualmente apuntó que “debería exigirse más a aquellas que consuman más agua, además de apoyar más a los pequeños negocios pagando menos de la tasa de basuras”. Por otra parte, reconoció la medida de retirar subvenciones a empresas con malas prácticas en el ámbito laboral.

pleno

Por su parte, en las filas del PSOE, su portavoz Ramón Galiana, sostuvo que la regulación del pago de la tasa por la ocupación de terrenos de uso público (terrazas) debería desaparecer y quedar “exenta” hasta culminar la recuperación sanitaria y económica. En ese sentido, el edil socialista argumentó que se deberían haber incluido exenciones y bonificaciones para la hostelería y sectores afectados por la caída de la economía a consecuencia de la pandemia por covid. Galiana pidió “anticipación” al equipo de Gobierno y que legisle una bonificación del impuesto, ya que eso puede “impedir” el cierre de actividades relacionadas con el sector de la hostelería ante lo que auguró como un futuro “negro”

Desde el Grupo Municipal del PP, Jesús David Sánchez de Pablo recapituló las principales modificaciones. Una de las novedades destacadas es la exención de la tasa de apertura para los autónomos y microempresas. Cualquier autónomo o empresa que tenga menos de 10 trabajadores, que inicie una nueva actividad en 2021, no tendrá que pagar nada como tasa de apertura de la misma. Un gesto que se une al mantenimiento de la línea de ayuda para autónomos emprendedores 2021, según avanzó, mientras enfatizó la reducción del IBI donde ha pasado de un tipo de gravamen del 1,1 al 0,72 en los últimos años.

En 2021 no subirá ni el agua ni la basura tras ocho años consecutivos congelados. Un asunto que Sánchez de Pablo valuó teniendo en cuenta la subida del RSU en el coste del servicio.

Con respecto a la tasa de terrazas, el consistorio estructura la liquidación en dos momentos (primera quincena de abril y primera quincena de septiembre). Si en el momento de realizar la liquidación existiera alguna restricción por la que no se pudiera ocupar más del 50% del espacio concedido, el establecimiento quedará exento de pagar de esa parte de la liquidación. Si por su parte, en ese momento las restricciones de ocupación fueran inferiores al 50%, habrá de pagar el 50% de dicha tasa.

En cuanto a la tasa 23, relativa a los Centros de Día, el edil responsable de la cartera de la Hacienda Municipal precisó que, siempre y cuando se mantengan cerrados y no se pueda prestar la actividad de manera presencial y se articulen desde los centros servicios en el domicilio de los usuarios, se fija una tasa de un 0,16% de los ingresos declarados por el usuario por cada hora de prestación de servicios.

En el caso de las actividades deportivas y culturales, se han identificado una serie de actividades que, una vez iniciado el curso presencial, si por cualquier circunstancia quedara suspendida la presencialidad, se mantendrá su impartición de manera telemática.  La disposición afecta a pilates, gimnasia de mantenimiento, aeróbic, lenguaje musical, instrumento, armonía, canto, historia de la música, danza, musicoterapia, iniciación al lenguaje musical, música y movimiento, agrupación musical y el taller de pintura. “El resto de actividades deportivas y culturales ofertadas, si no fuera posible la presencialidad, se suspendería y se devolverían la parte proporcional al curso no disfrutado”, informó.

Además, para las actividades que se pagan por curso completo (y no por meses) si por circunstancias el curso tuviera una duración inferior a ocho meses, al precio público anual se le descontará la cantidad proporcional del curso no impartido.

También queda modificado el Impuesto de Actividades Económicas reordenándose la catalogación de calles fijando un criterio objetivo como es la proximidad al centro.

Sánchez de Pablo defendió que “Daimiel tiene una de fiscalidad menor que la media de los municipios del entorno y a su vez dispone de importantes bonificaciones sociales con importante alcance”. De este modo recordó las establecidas a discapacitados en el acceso a las piscinas de verano, las de los diseminados y familias numerosas, entre otras, y mantuvo el “marcado carácter social” de las ordenanzas fiscales pese a la reducción de ingresos y la importancia de no subir impuestos.

El portavoz del PP insistió en que “Daimiel cuenta con una amplia red de servicios de todo tipo: deportivos, culturales, sociales, de infancia, turísticos; con grandes profesionales, a unos precios inferiores a la de los municipios del entorno. Y esto lo estamos consiguiendo sacar adelante con importantes tensiones de liquidez, sin poder acudir a la financiación externa, y, sin embargo, se sigue reduciendo la deuda año a año”. Un comportamiento que se complementa con campañas de apoyo y promoción constante a comercios y establecimientos, líneas de ayudas a empresarios y emprendedores y con otras acciones que pretenden tener continuidad manteniendo servicios. “Ofrecemos un amplio catálogo de servicios de calidad, a precios competitivos, en un contexto difícil, mientras seguimos saneando nuestro Ayuntamiento pagando la enorme deuda heredada porque es la mejor forma de conseguir un mejor futuro”, recopiló.

Finalmente, el alcalde, Leopoldo Sierra, comentó que “se ha hecho un gran trabajo en áreas como Cultura, Deporte y Nuevas Tecnologías para establecer pautas que nos permitan desarrollar actividades y alternativas a éstas de manera no presencial”, una cuestión que queda regulada ahora mediante tasas.

El primer edil recalcó que “nosotros congelamos” frente a la subida de impuestos de gobiernos como el central cuyo proyecto de presupuestos recogen la subida de las tasas Tobin y Google, el incremento del impuesto al diésel, o el nuevo impuesto a los envases de un solo uso, además de la subida del IVA de las bebidas azucaradas y edulcoradas, mencionó. Sierra expresó su apoyo al sector empresarial y aquello que tiene carácter social en Daimiel. Mientras vislumbró un sombrío futuro, responsabilizó de ello al ejecutivo nacional. En ese último sumario pidió que sea destinada mayor asignación de los fondos europeos para administraciones como la daimieleña que asume competencias impropias pertenecientes a la administración regional.

Otros puntos
También se dio luz verde a la adhesión a la Central de Compras de la FEMP España y al expediente de modificación de crédito 14/2020 para la compra de un atomizador y una barredora que aumente la frecuencia en la limpieza y desinfección del municipio con cargo al Fondo de Contingencia y por un importe de 48.000 euros (11 votos a favor y 6 abstenciones). La unanimidad sí que se alcanzó en la aprobación definitiva de la Modificación Puntual número 7 del POM que afecta a ocho unidades de actuación urbanística pendientes de desarrollo. La medida permitirá a los propietarios el uso provisional de ese suelo y el aprovechamiento de los inmuebles que las integran.

Dos ruegos y cinco cuestiones más completaron una sesión que se cerró aclarándose por parte de los servicios jurídicos municipales el acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento y los trabajadores de la Escuela Municipal de Música, donde se reconoce que no se produjo ningún despido, sino que se anticipó el fin de la actividad, sin que ello haya supuesto coste sobreañadido al Ayuntamiento de Daimiel.

Comentarios